sábado, 4 de septiembre de 2010

papel arrugado


Mi carácter impulsivo, 
me hacía reventar en cólera 
a la menor provocación.

La mayoría de las veces,
después de uno de esos incidentes,
me sentía avergonzado y me esforzaba
por consolar a quien había dañado.

Un día un psicólogo,
quien me vio dando escusas
después de una explosión de ira,
me entregó un papel liso.

Y entonces me dijo:
- Estrújalo


Asombrado , obedecí
e hice una bola con el papel.

Luego me dijo:
- Ahora déjalo como estaba antes.

Por supuesto que no pude dejarlo
como estaba antes.
Por más que traté,
el papel quedó lleno de arrugas.

Entonces el psicólogo dijo:
- El corazón de las personas
es como ese papel.
La impresión que dejas 
en ese corazón que lastimaste,
será tan difícil de borrar
como esas arrugas en el papel.


Aunque intentemos enmendar el error,
ya estará marcado.

Por impulso no nos controlamos
y sin pensar arrojamos palabras 
llenas de odio y rencor, y luego,
cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.
Pero no podemos dar marcha atrás,
no podemos borrar lo que quedó grabado.
Y lo mas triste es que dejamos "arrugas"
en muchos corazones.


Desde hoy, 
sé más comprensivo y más paciente.
Cuando sientas ganas de estallar recuerda
el papel arrugado

Es un consejo que te doy.


Desconozco el autor.

viernes, 3 de septiembre de 2010

tres sacos


La verdadera ciencia de la vida consiste

en aprovechar al máximo el día presente,
el día de hoy, olvidando el pasado
y dejando en paz el futuro.

Hay personas que cargan sobre sus débiles hombros
tres sacos a la vez.
Un saco pequeño, fácil de llevar, 
es el saco de penas, trabajos y alegrías de un solo día,
el día de hoy.

Un segundo saco pesado, abrumador, el del pasado.
Son esas gentes que vuelven y vuelven 
a recordar las penas pasadas, 
los fracasos que tuvieron, las heridas que sufrieron.
Se empeñan en rascar las heridas
y así siempre están sangrando y nunca se curan.

Y todavía se empeñan en llevar un tercer saco muy pesado,
el del futuro.
Son los que miran al mañana con miedo,
esperando siempre lo peor.

Llevar hoy la carga de mañana unida a la de ayer,
hace vacilar y tambalearse al más fuerte,
pero nadie nos manda vivir así.
Nadie nos manda llevar al mismo tiempo tres sacos.

El Señor de la vida hizo las cosas mas sencillas 
y nos dijo: "Bástele a cada día su afán".
El creó el día para trabajar, luchar y esforzarnos
y creó la noche para dormir, descansar y olvidar.

Así, en realidad la vida consta de un solo día.
Cada noche podríamos decir que nos morimos
por unas cuantas horas cuando dormimos,
para resucitar nuevamente al despertar por la mañana.

¿Por qué no vivir un solo día a la vez?
El pasado ya paso, no volverá; déjalo en paz.
Si puedo sacar alguna buena lección, 
está bien, la saco, pero si no, lo dejo, lo olvido.

Nada gano recordando mis problemas y amarguras del ayer.
El futuro, por otra parte, aun no llega, no se si llegará.
¿Por qué me preocupo tanto?

Lo único que tengo, lo único de lo que soy dueño,
es de este día de hoy, por lo tanto lo voy a vivir y disfrutar 
como si fuera el único día que voy a tener.
Un día es una vida entera en miniatura.

Tenía razón aquel poeta cuando decía
"Mira a este día porque es la vida,
la mismísima vida de la vida."

En su breve curso están todas las verdades y realidades de tu existencia:
la bendición del desarrollo, la gloria de la acción, 
el esplendor de las realizaciones.
Porque el ayer es solo un sueño y el mañana solo una visión.

Pero el hoy bien vivido hace de todo ayer 
un sueño de felicidad
y de cada mañana una visión de esperanza,
mira pues bien a este día.

Ante una ardua tarea solemos pensar en toda la vida.
¿Por qué no conformarnos con llevar 
nuestra carga de un día?

Todo el mundo puede soportar su carga,
por pesada que sea, hasta la noche;
todo el mundo puede realizar su trabajo,
por duro que sea, durante un día.

Todos pueden vivir, pacientemente,
de modo amable y sano hasta que el sol se ponga
y esto es realmente lo que la vida significa.

Tengo un día de vida y nada más.
Con él puedo hacer maravillas o destruirlo.
Lo que no puedo es vivir una semana,
un año a la vez. Se vive HOY.

Feliz día!


Desconozco el autor

miércoles, 1 de septiembre de 2010

las etapas



"Todo tiene su tiempo,
y todo lo que se quiere
debajo del cielo 
tiene su hora . . ."

Siempre es preciso saber 
cuándo se acaba una etapa de la vida.

Si insistes en permanecer en ella,
más del tiempo necesario,
pierdes la alegría y el sentido del resto.

Cerrando círculos, cerrando puertas,
cerrando capítulos, como quieras llamarlo;
lo importante es poder cerrarlos,
dejar ir momentos de la vida
que tienen que clausurarse.

¿La relación se terminó?
¿Ya no vive más en esa casa?
¿Terminó con su trabajo?
¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente
"revolcándose" en los porqués,
en regresar el cassette y tratar de entender
¿por qué sucedió tal o cual hecho?

El desgaste sería infinito
porque en la vida,
usted, yo, su amigo, sus hijos,
sus hermanas, todos y todas,
estamos orientados a ir cerrando capítulos,
a cambiar la página, a terminar con etapas,
o con momentos de la vida,
y seguir adelante.

No podemos estar en el presente
añorando el pasado,
ni siquiera preguntándonos
¿por qué?
Lo que sucedió . . . sucedió,
y hay que aprender a soltar,
hay que aprender a desprenderse.

No podemos ser niños eternos,
ni adolescentes tardíos, 
ni empleados de empresas inexistentes,
ni tener vínculos con quien ya no quiere
estar vinculado a nosotros.

¡Los  hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso es tan importante 
destruir recuerdos,
regalar presentes,
cambiar de casa,
tirar documentos,
vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar 
procesos interiores de superación:
dejar ir, 
soltar,
desprenderse de lo que ya no necesitas.

En la vida . . .
nadie juega con las cartas marcadas,
hay que aprender a perder
y también hay que aprender a ganar,
considerando que . . . 
¡una victoria es simplemente la señal
de que se avanza en el camino correcto!

No espere que le devuelvan 
algo que usted hizo,
no espere que le reconozcan
sus méritos,
no espere que alguna vez
se den cuenta de quien es usted.

Disfrute al máximo sus propios resultados,
ese es el pago a su esfuerzo.

La vida es para vivirse hacia adelante,
nunca para atrás.
Porque si usted anda la vida
dejando puertas abiertas,
"por si acaso",
nunca podrá desprenderse de eso 
ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que nunca clausuran,
posibilidades de "regresar" 
¿para que?
Necesidad de aclaraciones,
palabras que no se dijeron,
silencios que lo invadieron . . .
¡si puede enfrentarlos ya y ahora,
hágalo! 
si no, déjelo ir.

Dígaselo a usted mismo
que ya se cerro el capítulo, 
que se acabó.

Pero no lo haga por orgullo ni por soberbia,
sino porque usted ya no encaja allí,
en ese lugar, en ese corazón, en esa casa,
en ese escritorio, en ese trabajo.

Usted ya no es el mismo que se fue,
hace dos días, hace tres meses.
hace un año.
Por lo tanto, 
no hay nada a que volver.

Cierre la puerta,
dele la vuelta a la página,
cierre el circulo.
Ni usted será el mismo,
ni el entorno al que regrese será igual,
porque en la vida nada se queda quieto,
nada es estático, todo cambia.

Es salud mental, amor por usted mismo,
desprender lo que ya no está en su vida.
Recuerde que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo,
nada es vital para vivir porque
cuando usted vino a este mundo
llego sin ese "adhesivo",
por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él,
y es trabajo suyo aprender a vivir sin él,
sin el adhesivo humano o físico 
que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso, 
esto de aprender a desprenderse
a soltar,
y humanamente puede lograrse
porque, ¡nada ni nadie nos es indispensable!
Sólo es costumbre, 
apego,
 necesidad.

Pero cierre, clausure, limpie, tire,
oxigene, despréndase, suelte, sacuda.
Hay tantas palabras para significar salud mental,
cualquiera que sea la que escoja,
le ayudará definitivamente 
a seguir hacia adelante con tranquilidad.

¡Así es la vida!
Mi querido amigo, mi querida amiga.


"Olvidando ciertamente lo que queda atrás,
y extendiéndome a lo que está delante,
prosigo a la meta,
al premio del supremo llamamiento,
de Dios en Cristo Jesús".


Autor practicando cuatros, agradece a M.B.CH

sábado, 28 de agosto de 2010

pensamientos inolvidables


"Hice un acuerdo 
de coexistencia pacífica con el tiempo:
ni él me persigue, ni yo huyo de él,
un día nos encontraremos."
(Mario Lago)

"Nunca andes 
por el camino trazado,
pues él te conduce únicamente
hacia donde los otros fueron."
(Grahan Bell)

"Siempre hay 
un poco de locura en el amor,
aunque siempre hay
un poco de razón en la locura."
(F. Nietzshe)

"El tiempo es muy lento 
para los que esperan,
muy rápido
para los que tienen miedo,
muy largo
para los que se lamentan,
muy corto
para los que festejan.
Pero, para los que aman,
el tiempo es eternidad."
(William Shakespeare) 

"Muchas personas 
pierden las pequeñas alegrías,
esperando la gran felicidad."
(Pearl S. Buck)

"El amor es la mejor música
en la partitura de la vida.
Sin él serás un eterno desafinado
en el eterno coro de la humanidad."
(Roque Schneider)

"Ámame cuando menos lo merezca,
ya que es cuando más lo necesito."
(Proverbio chino)

"La vida sólo puede ser comprendida
mirando para atrás;
mas sólo puede ser vivida
mirando para adelante."
(Soren Kierkegaard)

"¿Para qué repetir los errores antiguos
habiendo tantos errores nuevos que cometer?"
(Bertrand Russel)

"Si pudiese volver a la juventud,
cometería todos aquellos errores de nuevo,
solo que más temprano"
(Tallulah Bankhead)

"No se puede enseñar nada a un hombre;
Sólo se le puede ayudar
a encontrar la respuesta
dentro de sí mismo."
(Galileo Galilei)

"Hay personas que nos hablan
y ni las escuchamos;
hay personas que nos hieren
y no dejan ni cicatriz
pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida
y nos marcan para siempre."
(Cecília Meireles)

"La verdadera filosofía
es reaprender a ver el mundo."
(Merleau-Ponty)


viernes, 27 de agosto de 2010

salí de fiesta, mamá


Fui a una fiesta 
y me acordé de lo que me dijiste.

Me pediste que no bebiera alcohol mamá.
Por eso, bebí un Sprite.
Me sentí orgullosa de mi misma . . .

Hice una elección saludable
y tu consejo fue correcto.

Cuando la fiesta finalmente acabó
la gente empezó a conducir 
sin estar en condiciones . . .

Fui a mi coche con la certeza
de que iría a casa en paz.
Nunca podría imaginar lo que me esperaba mamá . . .
algo que no podría imaginarme.

Ahora estoy tirada en la carretera
y oigo a un policía decir.
- El chico que provocó este accidente
iba borracho.

Mamá, su voz parecía tan distante . . .

Mi sangre está derramada por todos lados
y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar.

Puedo oír a los médicos diciendo:
- Esta chica va a morir . . .

Él, como yo, había salido de fiesta
pero, él decidió beber y conducir
y ahora yo tengo que morir . . .

¿Por qué las personas 
hacen esto mamá?
Sabiendo que esto
va a arruinar vidas . . .

El dolor me está cortando
como un centenar de cuchillos afilados.

Dile a mi hermana que no se asuste, mama,
dile a papá que sea fuerte, los quiero tanto,
me gustaría que me des un último beso . . .

Alguien debería haberle dicho a aquel chico
que está mal beber y conducir . . .

Tal vez si sus padres 
se lo hubieran dicho . . .
yo ahora estaría viva . . .

Mi respiración se está debilitando, mamá,
tengo mucho miedo . . .

Estos son mis últimos momentos 
y me siento tan desesperada . . . 

Me gustaría que me pudieras abrazar, mamá,
mientras estoy estirada, aquí, muriendo.
Me gustaría poder decirte que te quiero, 
mama . . . no siento mi cuerpo,
no puedo más mamá . . .
te quiero . . . adiós . . .


Estas palabras fueron escritas por un periodista 
de informativos Telecinco España
que presenció un accidente de tráfico en 1997.
La joven, mientras moría, iba diciendo estas palabras
a los allí presentes . . .


SI BEBES . . . ¡NO CONDUZCAS!

jueves, 26 de agosto de 2010

el espejo


Renato casi no vio a la señora, con el coche, parado al lado de la carretera.

Llovía fuerte y era de noche. Pero se dio cuenta que ella necesitaba ayuda . . .

Paró su coche y se acercó. El coche de la señora olía a tinta, de tan nuevo.

La señora pensó que pudiera ser un asaltante? El no inspiraba confianza, 
parecía pobre y hambriento . . .

. . . Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo:
- Estoy aquí para ayudarla madame, no se preocupe. 
Por que no espera en el coche que está más calentito? 
A propósito, mi nombre es Renato . . .

. . . Bueno, lo que pasaba es que ella tenía una rueda pinchada 
y para colmo era una señora de edad avanzada.
Renato se agacho, colocó el gato mecánico y levantó el auto.
Luego cambió la rueda, quedando un poco sucio
y con una herida en una de las manos . . .

. . . Cuando apretaba las tuercas de la rueda
ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él.
Le contó que no era del lugar,
que solo estaba de paso por allí
y que no sabía como agradecer por la preciosa ayuda.
Renato apenas pudo sonreír mientras se levantaba . . .

. . . Ella preguntó cuanto le debía.
Ya había imaginado todas las cosas terribles
que podrían haber pasado si Renato 
no hubiese parado para socorrerla.
Renato no pensaba en dinero,
le gustaba ayudar a las personas . . .

. . . Este era su modo de vivir.
Y respondió:
- Si realmente quisiera pagarme,
la próxima vez que encuentre a alguien que precise de ayuda,
dele a esa persona la ayuda que ella precise
y acuérdese de mi . . .

. . . Algunos kilómetros después 
la señora se detuvo en un pequeño restaurante,
la camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia, 
para que secase su mojado cabello,
y le dirigió una dulce sonrisa . . .

. . . La señora notó que la camarera estaba de casi ocho meses de embarazo,
pero no dejó que la tensión y los dolores cambiaran su actitud . . .

. . . Se quedó curiosa pensando como alguien que teniendo tan poco,
podía tratar tan bien a un extraño. 
Entonces se acordó de Renato.
Después de terminar su comida,
mientras la camarera buscaba su cambió,
la señora se retiró . . .

. . .Cuando la camarera volvió
se preguntó dónde pudo haber ido la señora,
cuando noto algo escrito en la servilleta,
sobre la cual tenía 4 billetes de 100 euros . . .

. . . Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyó
lo que la señora escribió. Decía:
- Tú no me debes nada, yo tengo bastante.
Alguien me ayudó hoy y de la misma forma
te estoy ayudando.
Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero,
no dejes que este círculo de amor termine contigo,
ayuda a alguien . . .

. . . Aquella noche, cuando fue a casa,
cansada se acostó en la cama,
su marido ya estaba durmiendo
y ella quedó pensando en el dinero 
y en lo que la señora dejó escrito . . .

 . . . Como pudo esa señora saber 
cuanto ella y el marido precisaban aquel dinero?
Con el bebe que estaba por nacer el próximo mes,
todo estaba difícil . . .

 . . . Quedó pensando en la bendición que había recibido,
y dio una gran sonrisa . . .  

. . . Agradeció a Dios
y se volvió hacia su preocupado marido
que dormía a su lado,
le dio un suave beso y susurró:
- Todo estará bien; te amo . . .
. . . RENATO!


La vida es así un espejo todo lo que das vuelve a ti.

Autor desconocido

viernes, 20 de agosto de 2010

te acuerdas de . . .

Cuando llegues a la última frase . . . ¡¡vas a sonreír!!


Te acuerdas de . . .

  • Aquel tiempo, cuando las decisiones importantes se tomaban mediante un práctico . . ."Pito-pito gorgorito... ¿dónde vas tu tan bonito?... a la era verdadera... pim pom fuera!"
  • Cuando se podían detener las cosas si se complicaban con un simple . . ."No ha valido" o . . ."Eso no vale" o . . ."Trampa, eso es trampa".
  • Cuando los errores se arreglaban simplemente con . . ."Empecemos otra vez".
  • Cuando el peor castigo y condena era que te hicieran escribir 100 veces . . ."No debo..."
  • Cuando tener mucho dinero . . ."Solo significaba poder comprarse un helado o una bolsa de chucherías a la salida del colegio".
  • Cuando hacer una montaña de arena . . ."Podía mantenernos felizmente ocupados durante toda una tarde".
  • Cuando para salvar a todos los amigos en las cogidas bastaba con un grito . . ."¡Por todos mis compañeros y por mí primero!".
  • Que siempre descubrías tus más ocultas habilidades, a causa de un . . ."¿A que no haces esto...?".
  • Cuando no había nada, ¡más prohibido! que . . ."Jugar con fuego".
  • Que . . ."¡Tonto el  último!", era lo único que nos hacía correr como locos hasta que sentíamos que el corazón se nos salía del pecho.
  • Cuando el ladrón y policía era . . ."Sólo un juego para el recreo", y por supuesto era . . ."Mucho más divertido ser ladrón que policía".
  • Cuando los globos de agua eran . . ."La más moderna, poderosa y eficiente arma que jamás se había inventado!".
  • Cuando la mayor desilusión era solo . . ."Haber sido elegidos últimos para el equipo del colegio".
  • Cuando los hermanos mayores eran . . ."El peor de los tormentos", pero también . . ."Los más feroces protectores".
  • Cuando nunca faltaban los caramelos que . . ."Tiraban los Reyes Magos", ni el dinero que nos dejaba . . ."El Ratoncito Pérez bajo la almohada".
  • Cuando . . ."Guerra" solo significaba . . ."Arrojarse tizas y bolas de papel", durante las horas libres en clase.
  • Cuando . . ."Los helados y la leche con galletas" constituían el grupo de los alimentos básicos y esenciales.
  • Cuando . . ."Quitar las ruedas pequeñas a la bici", significaba un gran paso en tu vida.
  • Cuando el mayor negocio del siglo era . . ."Conseguir cambiar los diez cromos repetidos, por el que hacía tanto tiempo que buscabas".
  • Cuando . . ."Hacer cabañas con ramas, cuando íbamos de excursión al campo"; nos entretenía durante horas, hasta que . . ."Venían a avisarnos de que teníamos que marchar" y llorábamos como desconsolados.
  • Cuando . . ."Todos te admiraban, si lograbas cruzar la comba mientras saltabas".
  • Cuando era un gran tesoro . . ."Si encontrabas trozos de escayola en los cubos de basura, y poder dibujar en el suelo y jugar con ellos".
  • Cuando nos sentábamos a las 5 en punto, con los ojos desencajados para ver . . ."Barrio Sésamo".
  • Cuando te creías . . ."Superman o Superwoman", y te ponías . . ."El babi del colegio a modo de capa"; mientras subido en cualquier escalón deseabas, con todas tus fuerzas, . . ."Poder volar como ellos".
  • Cuando . . ."Todas estas simples cosas nos hacían felices", no necesitábamos más que . . ."Un balón, una comba y dos amigos con los que hacer el ganso todo el día".
Si podéis recordar la mayoría de estas cosas y he conseguido que sonriáis . . .

Entonces significa que habéis tenido una infancia feliz . . .

Y que todavía os queda algo del niño que éramos no hace tanto tiempo.

¡NUNCA PERDÁIS AL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO!
Él/ella da sentido a nuestra vida.

Por cierto . . .
"¡¡EL ÚLTIMO SE LA QUEDA!!
Ahora, . . . la llevas!!!"

jueves, 19 de agosto de 2010

Dios nunca falla



Todos los domingos por la tarde,
después del servicio mañanero en la iglesia,
el pastor y su hijo de 11 años
iban al pueblo a repartir folletos
a cada persona que veían.
Este domingo en particular,
cuando llegó la hora de ir al pueblo
a repartir los folletos,
el tiempo estaba muy frío
y comenzó a lloviznar.

El niño se puso su ropa para el frío
y le dijo a su padre
- ¡OK, papá, estoy listo!


Su papá, el pastor, le dijo
- Listo, ¿para qué?


- ¡¡¡Papá, es hora de salir fuera
y repartir nuestros folletos!!!


El papá respondió
- ¡Hijo, hace mucho frío fuera
y está lloviznando!


El niño miró sorprendido a su padre
y le dijo
- Pero papá,
¡la gente necesita saber de Dios!
¡¡¡aún en los días lluviosos!!!


El papá contestó
- ¡Hijo, yo no voy a salir fuera
con este tiempo!


Con desespero, el niño dijo
- ¿Papá, puedo ir yo solo?
¿Por favor . . . ?!


Su padre titubeó por un momento
y luego dijo
- Hijo, tú puedes ir.
Aquí tienes los folletos, 
¡ten cuidado!!!


- ¡Gracias papá!


Y con esto, el hijo se fue bajo la lluvia.


El niño de 11 años caminó todas las calles del pueblo,
repartiendo los folletos a las personas que veía.


Después de 2 horas caminando bajo la lluvia,
con frío y su último folleto,
se detuvo en una esquina y miró
a ver si veía a alguien a quien darle el folleto,
pero las calles estaban totalmente desiertas.
Entonces el se giró hacia la primera casa que vio,
camino hasta la puerta del frente,
tocó el timbre varias veces y esperó,
pero nadie salió.


Finalmente el niño se volvió para irse,
pero algo lo detuvo.


El niño se volvió nuevamente hacía la puerta
y comenzó a tocar el timbre
y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos.


El seguía esperando,
algo lo retenía ahí, frente a la puerta.
Tocó nuevamente el timbre
y esta vez la puerta se abrió suavemente.


Salió una señora 
con una mirada muy triste
y suavemente le preguntó
- ¡Qué puedo hacer por ti, hijo!


Con unos ojos radiantes
y una sonrisa que le cortaba las palabras,
el niño dijo
- ¡Señora, lo siento si la molesté,
pero sólo quiero decirle que
. . . "DIOS 
REALMENTE LA AMA"
y vine para darle mi último folleto,
que habla sobre DIOS
y SU GRAN AMOR.


El niño le dio el folleto y se fue.


Ella solo dijo
- ¡Gracias, hijo y que Dios te bendiga!


Bien, el domingo siguiente por la mañana
el pastor estaba en el púlpito
y cuando comenzó el servicio preguntó
- ¡Alguien tiene un testimonio
o algo que quiera compartir!?


Suavemente, en la primera fila,
una señora mayor se puso de pie.


Cuando empezó a hablar,
una mirada radiante y gloriosa
brotaba de sus ojos
- Nadie en esta iglesia me conoce.
Nunca había estado aquí.


Mi esposo murió hace un tiempo atrás
dejándome totalmente sola en este mundo.
El domingo pasado fue un día
particularmente frío y lluvioso,
y también lo fue en mi corazón;
ese día llegué al final del camino,
ya que no tenía esperanza alguna
ni ganas de vivir.


Entonces cogí una silla y una soga
y subí hasta el ático de mi casa.
Até y aseguré bien un extremo de la soga
a las vigas del techo;
entonces me subí a la silla
y puse el otro extremo de la soga
alrededor de mi cuello.


De pie, sobre la silla,
tan sola y con el corazón destrozado,
estaba a punto de tirarme
cuando de repente escuché
el sonido fuerte del timbre de la puerta.


Entonces pensé,
"espera un minuto 
y quien quiera que sea
se irá."
Yo esperé, pero el timbre de la puerta
cada vez era más insistente,y luego,
comenzaron a golpear la puerta con fuerza.


Entonces me pregunté,
¿quién podrá ser?
¡Jamás nadie llama a mi puerta
ni viene a verme!


Solté la soga de mi cuello
y fui hasta la puerta,
mientras el timbre, ¡seguía sonando
cada vez con mayor insistencia!


Cuando abrí la puerta
no podía creer lo que veían mis ojos,
frente a mi puerta estaba
el más radiante y angelical niño
que jamás había visto.


Su sonrisa, ¡ohhh,!!!
¡nunca podré describirla!


Las palabras que salieron de su boca
hicieron que mi corazón,
muerto hacía tanto tiempo,
volviera a la vida cuando dijo


"!Señora, sólo quiero decirle
que Dios, realmente la ama!!!"


Cuando el pequeño ángel desapareció,
entre el frío y la lluvia,
cerré mi puerta y leí cada palabra del folleto.


Entonces fui al ático
para quitar la silla y la soga.
Ya no las necesitaría más.


Como la dirección de la iglesia
estaba en la parte de detrás del folleto,
vine personalmente a decirle gracias
a ese pequeño ángel de Dios
que llegó justo a tiempo para rescatarme 
de cometer una equivocación.


El pastor bajó del púlpito,
hasta el primer banco del frente,
donde estaba sentado el niño;
tomó a sus hijos en brazos
y lloró incontrolablemente.


Probablemente la iglesía
no volvió a tener un momento más glorioso.




Recuerda el mensaje:
Dios puede hacer una gran diferencia
en la vida de alguien.


"El les dijo:
lo que es imposible para los hombres,
es posible para Dios."




Autor desconocido

martes, 17 de agosto de 2010

la familia y el burro


Había una vez un matrimonio
con un hijo de doce años y un burro.
Decidieron ir a viajar, trabajar
y conocer el mundo.
Así, se fueron los tres
con su burro.

Al pasar por el primer pueblo,
la gente comentaba:

"Mira ese chico mal educado;
él arriba del burro
y los pobres padres, ya grandes,
llevándolo de las riendas."

Entonces, la mujer le dijo al esposo:
- No permitamos que la gente
hable mal del niño.

El esposo lo bajó y subió él.

Al llegar al segundo pueblo,
la gente murmuraba:

"Mira que sinvergüenza ese tipo;
deja que la criatura 
y la pobre mujer tiren del burro,
mientras él va muy cómodo encima."

Entonces, tomaron la decisión
de subirla a ella al burro,
mientras padre e hijo 
tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo,
la gente comentaba:

"Pobre hombre. 
Después de trabajar todo el día,
debe llevar a la mujer sobre el burro!
y pobre hijo
¡qué le espera con esa madre!?"

Se pusieron de acuerdo 
y decidieron subir los tres al burro
para comenzar nuevamente su peregrinaje.

Al llegar al pueblo siguiente,
escucharon que los pobladores decían:

"Son unos bestias, más bestias
que el burro que los lleva,
van a partirle la columna!"

Por último, decidieron bajarse los tres
y caminar junto al burro.

Pero al pasar por el pueblo siguiente
no podían creer lo que las voces
decían sonrrientes:

"Mira a esos tres idiotas:
caminan, cuando tienen un burro
que podría llevarlos."

conclusión:

Siempre te criticarán,
hablarán mal de ti
y será difícil que encuentres alguien
a quien le conformen tus actitudes.

Entonces:

¡Vive como creas!
¡Haz lo que te dicte el corazón!
¡Haz lo que sientas!

Una vida es una obra de teatro
que no permite ensayos.

Por eso:

Canta, ríe, baila, ama . . .
y vive intensamente cada momento de tu vida
antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos!!!


Desconozco el autor

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda
ME INCLINO ANTE EL PADRE ÚNICO INFINITO, QUE SE MANIFIESTA DE DIFERENTE FORMA EN LAS DIVERSAS IGLESIAS Y TEMPLOS, QUE SE HAN ERIGIDO EN SU HONOR. ADORO AL DIOS ÚNICO QUE ESTÁ EN LOS DIFERENTES ALTARES DE TODAS LAS ENSEÑANZAS Y RELIGIONES.

subir . . .
Desde hace tiempo llegan a mi email correos que después de leerlos guardo como un tesoro por su gran contenido en sabiduría

Había decidido abrir este blog de forma personal y reunirlos todos aquí para poderlos releer de vez en cuando, pero creo que es de ser egoista guardar estas joyas para mi sola y no permitir que otros puedan disfrutar de ellas.

Por lo que finalmente, he decidido hacer público el blog, y que cualquiera pueda leer, disfrutar y reflexionar sobre su contenido.

Siempre que los conozca, citaré autores y procedencia. Y repito que, la mayoría, son escritos que me llegaron por email.