jueves, 15 de julio de 2010

el grano de café


¿Cuál es tu actitud frente a las adversidades de la vida?

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida y se lamentaba de que las cosas no le salían bien.


No sabía como hacer para seguir adelante pues sentía desfallecer y se iba a dar por vencida.


Estaba cansada de luchar y luchar, sin obtener ningún resultado.


Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó al lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego.


Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo.


En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café.


Las dejó hervir. Sin decir una palabra, solo miraba y le sonreía a su hija mientras esperaba.

La hija esperó impaciente, preguntándose que estaría haciendo su padre.
A los 20 minutos el padre apagó el fuego.
Sacó los huevos y los colocó en un recipiente, sacó las zanahorias y las puso en un plato y finalmente, colocó el café en un tazón.

Mirando a su hija le dijo: 
- Querida ¿qué ves?

- Huevos, zanahorias y café -fue su respuesta-

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas.


Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera, después de quitarle la cáscara, observó el huevo estaba duro.


Luego le pidió que probara el café, ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida.


Sorprendida e intrigada la hija preguntó:
- ¿Qué significa todo esto, padre?

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad:
¡agua hirviendo!

Sólo que habían reaccionado en forma diferente.


La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había hecho blanda y fácil de deshacer.


Los huevos habían llegado frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en el agua hirviendo, se había endurecido.

Los granos de café, sin embargo eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.

- ¿Cuál de los tres elementos eres tú? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿Cómo respondes? -Le pregunto a su hija- ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando la fatalidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?
¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, con un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación o un despido se ha vuelto duro e inflexible?
Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargada y rígida, con un espíritu y un corazón endurecido?
¿O eres un grano de café?

El café cambia el agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega a su punto máximo de ebullición el café alcanza su mejor sabor y aroma.


Ojalá logres ser como el grano de café, que cuando las cosas se pongan mal, tú puedas reaccionar en forma positiva, sin dejarte vencer por las circunstancias y hagas que las cosas a tu alrededor ¡mejoren!


Que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumine tu camino y el de todas las personas que te rodean.


Que puedas siempre esparcir e irradiar con tu fuerza, optimismo y alegría el "dulce aroma del café"

Para que nunca pierdas ese olor grato e inagotable que solo tú sabes transmitir a los demás.

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda
ME INCLINO ANTE EL PADRE ÚNICO INFINITO, QUE SE MANIFIESTA DE DIFERENTE FORMA EN LAS DIVERSAS IGLESIAS Y TEMPLOS, QUE SE HAN ERIGIDO EN SU HONOR. ADORO AL DIOS ÚNICO QUE ESTÁ EN LOS DIFERENTES ALTARES DE TODAS LAS ENSEÑANZAS Y RELIGIONES.

subir . . .
Desde hace tiempo llegan a mi email correos que después de leerlos guardo como un tesoro por su gran contenido en sabiduría

Había decidido abrir este blog de forma personal y reunirlos todos aquí para poderlos releer de vez en cuando, pero creo que es de ser egoista guardar estas joyas para mi sola y no permitir que otros puedan disfrutar de ellas.

Por lo que finalmente, he decidido hacer público el blog, y que cualquiera pueda leer, disfrutar y reflexionar sobre su contenido.

Siempre que los conozca, citaré autores y procedencia. Y repito que, la mayoría, son escritos que me llegaron por email.