miércoles, 30 de junio de 2010

el sombrero rojo

La mirada femenina en el espejo.

A los dos años, se mira en el espejo y se ve una reina.


A los 7 años, se mira en el espejo y se ve como Cenicienta o como la Bella Durmiente.


A los 14 años, mira cómo se está haciendo "señorita" y se ve gorda, con puntitos negros y horrible . . . "No puedo salir con esta facha."


A los 20 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero decide salir de todas maneras.


A los 30 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero decide que no tiene tiempo para solucionarlo, y sale de todas formas.


A los 40 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero dice "estoy viva" . . . y sale de todos modos.


A los 50 años, se mira en el espejo y dice: "¡Por fin soy yo!" Sale y va donde quiere y le parece mejor.


A los 60 años, se mira y se acuerda de todas las personas que ni siquiera se pueden ver más en el espejo . . . Sale y conquista el mundo.


A los 70 años, se mira y ve sabiduría, alegría y habilidad . . . Sale y aprovecha la vida lo mejor que puede.


A los 80, ni se preocupa por mirarse al espejo. Simplemente se pone un sombrero rojo y sale al mundo a divertirse.



Regalemos este mensaje a las personas que estén cerca de nosotros. ¿No os parece que debemos ponernos el sombrero rojo mucho antes?


Quizás debamos estar menos pendientes de la apariencia y abrir más el corazón.


Quizás debamos disfrutar más de cada instante y compartir el tiempo con los que amamos.



Desconozco el Autor

lunes, 28 de junio de 2010

paradojas de nuestro tiempo



Hoy tenemos casas más grandes y familias más pequeñas.
Más facilidades, pero menos tiempo.
Tenemos mayor preparación, pero menor sentido común.
Más conocimiento, pero menos discernimiento.
Tenemos más expertos, pero más problemas.
Más medicinas, pero menos bienestar.

Gastamos demasiado.
Reímos demasiado poco.
Conducimos demasiado rápido.
Nos enojamos demasiado pronto.
Nos acostamos demasiado tarde,
Leemos demasiado poco.
Vemos demasiado la televisión.
Y rezamos muy rara vez.

Aumentamos nuestras posesiones, pero disminuimos nuestros valores.
Hablámos demasiado, amamos muy poco y mentimos muy a menudo.
Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir.
Hemos agregado años a nuestra vida, pero no vida a nuestros años.
Tenemos más edificios, y menos carácter.
Autopistas más anchas, y puntos de vista más estrechos.

Gastamos más, pero nos divertimos menos.
Hemos ido a la luna y regresado, pero nos cuesta cruzar la calle para visitar a nuestros vecinos.
Hemos conquistado el espacio exterior, pero no nuestro interior.
Hemos desintegrado el átomo, pero no nuestros prejuicios.
Escribimos más, aprendemos menos . . . planeamos más, logramos menos.
Hemos aprendido a correr, pero no a esperar.
Tenemos ingresos más altos, pero moral más baja.
Construimos más ordenadores para manejar más información, para producir más copias, pero tenemos menos comunicación.
Tenemos más cantidad, pero menos calidad.
Es tiempo de comidas rápidas, pero de digestión lenta.
Hombres altos y caracteres bajos.

Más entretenimiento . . . pero menos diversión
Más variedad de comidas . . . pero menos nutrición.
Dos salarios . . . pero más divorcios.
Mejores casas . . . pero hogares deshechos.


Desconozco el Autor

lunes, 21 de junio de 2010

la ventana


Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo.

En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana, que una vecina colgaba sábanas en el tendedero.

- Que sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero . . . !
Quizás necesita un jabón nuevo . . . ¡Ojalá pudiera ayudarla a lavar las sábanas!

El marido miró y quedó callado.

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía sus ropas al sol y el viento.

Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpias, y dijo al marido:
- ¡Mira, la vecina aprendió a lavar la ropa! ¿¿Le enseñaría otra vecina??

El marido le respondió:
- ¡No, hoy me he levantado más temprano y limpié los cristales de nuestra ventana!

Y la vida es así.
Todo depende de la limpieza de la ventana, a través de la cual observamos los hechos.

Antes de criticar, quizás sería conveniente chequear si hemos limpiado el corazón para poder ver más claro.
Entonces podremos ver claramente la limpieza del corazón de los demás . . .

Ria Slides

sábado, 19 de junio de 2010

el eco de la vida


Un hijo y su padre, estaban caminando en las montañas.
De repente, el hijo se lastima y grita:
- Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!

Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de la montaña:
- Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!

Con curiosidad el niño grita:
- ¿Quién está ahí??

Recibe una respuesta:
- ¿Quién está ahí??

Enojado con la respuesta, el niño grita:
- Cobarde.

Y recibe de respuesta:
- Cobarde.

El niño mira a su padre y le pregunta:
- ¿Qué sucede?

El padre, sonríe y le dice:
- Hijo mío, presta atención.
Y entonces el padre grita a la montaña:
- Te admiro.

Y la voz le responde:
- Te admiro.

De nuevo, el hombre grita:
- Eres un campeón.

Y la voz responde:
- Eres un campeón.

El niño estaba asombrado, pero no entendía.
Luego, el padre le explica:
- La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida!
Te devuelve lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones.
Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor.
Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean.
Si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces.

Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso, exactamente aquello que tú le has dado.

Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de ti.

Alguien dijo:
- Si no te gusta lo que recibes de regreso, ¡revisa muy bien lo que estás dando!

jueves, 17 de junio de 2010

tres cosas



Tres cosas irrevocables para la Vida son:
  • el Tiempo . . .
  • las Palabras . . .
  • y las Oportunidades . . .

Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son . . .
  • Serenidad . . .
  • Honestidad . . .
  • y Esperanza . . .

Tres cosas que deterioran la Vida son . . .
  • el Orgullo . . .
  • la Arrogancia . . .
  • y el Enojo . . .

Tres cosas que son tu elección . . .
  • tus Sueños . . .
  • tu Éxito . . .
  • y tu Destino . . .

Tres joyas que se tienen en la Vida son . . .
  • la Autoestima . . .
  • el Amor . . .
  • y Verdaderos Amigos . . .

Desconozco el autor

miércoles, 16 de junio de 2010

los clavos


Erase una vez un chico con mal carácter.
Su padre le dio un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la verja del jardín cada vez que perdiera la paciencia o se enfadara con alguien.

El primer día clavó 37 clavos. Durante las semanas siguientes se concentró en controlarse y día a día disminuyo la cantidad de clavos nuevos en la verja. Había descubierto que era más fácil controlarse que clavar clavos.

Finalmente llegó un día en el que ya no clavaba ningún nuevo clavo. Entonces fue a ver a su padre para explicárselo.

Su padre le dijo que era el momento de quitar un clavo por cada día que no perdiera la paciencia. Los días pasaron y finalmente el chico pudo decir a su padre que había quitado todos los clavos de la verja.

El padre condujo a su hijo hasta la verja y le dijo:
- Hijo mio, te has comportado muy bien, pero mira todos los agujeros que han quedado en la verja.
Ya nunca será como antes. Cuando discutes con alguien y le dices cualquier cosa ofensiva le dejas una herida como ésta.

Puedes clavar una navaja a un hombre y después retirarla, pero siempre quedará la herida. No importa las veces que le pidas perdón, la herida permanecerá. Una herida provocada con la palabra hace tanto daño como una herida física. Los amigos son joyas raras de encontrar.

Enseña a tus amigos cómo les quieres.


Una de las bondades de la amistad es saber a quien confiar un secreto
(Alessandro Manzoni)

lunes, 14 de junio de 2010

bailemos . . . el tango de la vida ! ! !



Si no se considera una persona FELIZ
revise estos 10 secretos.
Pueden ser la solución para alcanzar

¡Su felicidad!


La actitud:
  • La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento, y en cualquier lugar.
  • Mis pensamientos son los que me hacen sentir feliz o desgraciado, no las circunstancias.
  • Recuerda que lo único que puedes controlar en el mundo son tus pensamientos . . .
  • Sé capaz de cambiarte a ti mismo y el mundo cambiará contigo.

El cuerpo:
  • Mis sentimientos son influenciados por mi postura.
  • "Es importante también que hagas ejercicio, éste nos libera del estrés y genera endorfinas, que hacen que nos sintamos bien.
  • El baile es un buen ejercicio, es un tónico para la salud y . . . ¡El Tango!
  • Es un baile sensual que activa los sentimientos.

El momento:
  • La felicidad no está en los años, meses, en las semanas, ni siquiera en los días.
  • Sólo se la puede encontrar en cada momento. "Hoy es el mañana del ayer . . ."
  • Además la vida siempre tiene derecho a sorprendernos, así que qprendamos a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro.
  • Recuerda que la Felicidad no es una meta, sino un trayecto.
  • Disfruta de cada momento como si en él se combinaran tu pasado, tu presente y tu futuro.

Nuestra propia imagen:
  • Debo aprender a amarme a mi misma como soy.
  • Creer en nosotros mismos da resultados.
  • Solo al querernos podemos abrir el corazón a que nos quieran.
  • Cuando más te conozcas, en mayor medida podrás darte a los demás.

Las metas:
  • Sabes cual es la diferencia un sueño y una meta?
  • Una meta es un sueño con fecha concreta para convertirse en realidad.
  • Un sueño es solo un sueño, algo que está fuera de la realidad . . . así que atrévete a soñar, pero atrévete también a esforzarte por lograr que esos sueños se hagan realidad!!!
  • "Apunta hacia la Luna, pues aunque te equivoques, irás a parar a las estrellas . . ."
  • Y cuando te pongas una meta difícil o creas que tienes un sueño imposible, recuerda que el éxito es sólo la recompensa, pues lo que vale es el esfuerzo.

El humor
  • La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima.
  • Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal de que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva.
  • Dicen que una cuesta menos que la electricidad, pero da más luz . . .
  • Además, con cada sonrisa que le das a alguien o a ti mismo siembras una semilla de esperanza.

Las Relaciones:
  • La sinergia es unir fuerzas y caminar juntos para conseguir cosas . . .
  • Trata de entender a las personas que te rodean, quiere a tus amigos como son, sin intentar cambiarlos, porque cuando te sientas mal, sin importar como seas, el verdadero amigo estará allí para apoyarte y brindarte todo su amor.
  • Así que cultiva tus amistades.

El perdón:
  • Mientras mantengas odios y resentimientos en tu corazón, será imposible ser feliz.
  • Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento para el alma.
  • La vida es muy bella como para mantener sentimientos negativos en nuestro camino . . .

Dar:
  • Uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar sin esperar nada a cambio.
  • Las leyes de la energía y la justicia te devolverán con creces lo que des.
  • Si das odio, recibirás odio tarde o temprano, pero si das amor, recibirás multiplicado ese amor.

La fe en ti mismo:
  • La fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de sus dudas, preocupaciones, ansiedad y miedos.
  • Ten fe, esperanza y optimismo en ti mismo y en todos los proyectos que quieras emprender !!!
  • Pero no te asustes cuando dudes, simplemente desea las cosas de todo corazón y lleno de fe porque "Querer es poder".
  • Dicen que el hombre llega a ser sabio cuando aprende a reírse de sí mismo.
  • Así que ríe, ríe alegremente . . . ¡y el mundo reirá contigo!

¡¡Vamos!!
Terminadas las recomendaciones teóricas , dar inicio a la Práctica.
En la vida todo se puede para alcanzar
¡La Felicidad!
Solo basta tener la voluntad de hacerlo.
Entonces . . .

¡Sigamos Bailando!

Desconozco el autor

viernes, 11 de junio de 2010

trece líneas para vivir . . .

Te quiero
no por quien eres,
sino...
por quien soy
cuando estoy contigo.

Ninguna persona merece
tus lagrimas,
y quien se las merece
no te hará llorar.

Sólo porque alguien
no te ame como tú quieres,
no significa que no te ame
con todo su ser.

Un verdadero amigo
es quien te toma de la mano,
y te toca el corazón.

La peor forma de extrañar a alguien,
es estar sentado a su lado
y saber que nunca
lo podrás tener.

Nunca dejes de sonreír,
ni siquiera cuando estés triste,
porque nunca sabes quien
se puede enamorar de tu sonrisa.

Puedes ser solamente
una persona para el mundo,
pero para una persona
tú eres el mundo.

No pases el tiempo
con alguien
que no esté dispuesto
a pasarlo contigo.

Quizá Dios quiera que conozcas
mucha gente equivocada
antes de que conozcas
a la persona adecuada,
para que cuando al fin la conozcas
sepas estar agradecido.

No llores porque ya se terminó,
sonríe porque sucedió.

Siempre habrá gente que te lastime,
así que lo que tienes que hacer
es seguir confiando,
y sólo ser más cuidadoso
en quien confías dos veces.


Conviértete en una mejor persona
y asegúrate de saber quien eres
antes de conocer a alguien más,
y esperar que esa persona sepa quien eres.

No te esfuerces tanto,
las mejores cosas suceden
cuando menos te lo esperas.


"Todo lo que sucede, sucede por una razón."

Gabriel García Márquez

jueves, 10 de junio de 2010

Maestra . . . : ¿que es el amor?


"En una de las salas de un colegio había varios niños. Uno de ellos preguntó:


- Maestra . . . : ¿Qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado.
Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.

Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:
- Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.

El primer alumno respondió:
- Yo traje esta flor. ¿No es linda?

Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:
- Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas; la voy a colocar en mi colección.

El tercer alumno completó:
- Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido. ¿No es gracioso?

Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio.

Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido quieta durante todo el tiempo.
Se sentía avergonzada porque no había traído nada.

La maestra se dirigió a ella y le preguntó:
- Muy bien. ¿Y tú? ¿No has encontrado nada?

La criatura, tímidamente, respondió:
- Disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo.Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla.Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero . . . al subir al árbol, note la mirada triste de su madre y preferí devolverlo al nido.Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito.
¿Cómo puedo mostrar lo que traje?

La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón.

El amor no es Tomar . . ., Poseer . . ., Arrancar . . ., Capturar . . ., Forzar . . ., Ganar o Perder.

Amar es llevar en el alma.

Es Recordar. . ., es Disfrutar . . .,

Amar es ser Libre . . . y dejar Libre . . .

Desconozco el autor

martes, 8 de junio de 2010

me doy permiso para . . .

¡Quien lo consigue lo consigue!


Me doy permiso para separarme de personas que me tratan con brusquedad, presiones o violencia.
No acepto la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque venga de mis padres o de mi marido, o mujer. Ni de mis hijos, ni de mis jefes, ni de nadie.

Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este momento fuera de mi vida.

Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás.
Merezco también consideración y respeto.


Me doy permiso para no obligarme a ser "el alma de la fiesta", el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan.

No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado.

Mi propia existencia, mi ser; ya es valioso.
Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme.
Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.


Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas en el trabajo.
No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse.

Si las exigencias de mis superiores son desproporcionadas hablaré con ellos clara y serenamente.

Me doy permiso para no hundirme las espaldas con cargas ajenas.


Me doy permiso para dejar que se desvanezcan los miedos que me infundieron mis padres y las personas que me educaron.

El mundo no es sólo hostilidad, engaño o agresión: hay también mucha belleza y alegría inexplorada. Decido abandonar los miedos conocidos y me arriesgo a explorar las aventuras por conocer.

Más vale lo bueno que ya he ido conociendo y lo mejor que aún está por conocer.
Voy a explorar sin angustia.


Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente.

No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente.

Me permito rechazar las ideas que me inculcaron en la infancia intentando que me amoldara a los esquemas ajenos, intentando obligarme a ser perfecto: un hombre sin fisuras rígidamente irreprochable. Es decir: inhumano.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable.

No he nacido para ser la victima de nadie.


Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros.

Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.
Me afirmo como una persona no adicta a la angustia.

Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio.
No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior.
Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender.

Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia.
Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera.


Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas.

Decido no intentar absorber el exceso de información.
Me permito no querer saberlo todo.
Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo.

Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar a un ritmo tranquilo.
Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy.
Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra.


Me doy permiso para ser inmune a los elogios o alabanzas desmesurados: las personas que se exceden en consideración resultan abrumadoras.
Y dan tanto porque quieren recibir mucho más a cambio.
Prefiero las relaciones menos densas.

Me permito un vivir con levedad, sin cargas ni demandas excesivas.
No entro en su juego.


Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.
No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer.

Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no.
Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir "no".


Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de despreciar las elecciones de otros.
No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario se socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo "normal" y lo "anormal" en mis estados emocionales lo establezco yo.


Autor: Joaquín Argente
Ediciones Obelisco

domingo, 6 de junio de 2010

sonata claro de luna


Quién de nosotros no tuvo un momento de extremo dolor?


Quién nunca sintió, en algún momento de la vida, ganas de desistir?

Quién todavía no se sintió sólo, extremadamente sólo, y tuvo la sensación de haber perdido la dirección de la esperanza?

Ni las personas famosas, ricas, importantes, están libres de tener sus momentos de soledad y de profunda amargura . . .

Fue lo que le ocurrió a uno de los reconocidos compositores de todos los tiempos, llamado Ludwig Van Beethoven, que nació en 1770, en Bonn, Alemania, y murió en 1827, en Viena, Austria . . .

Beethoven vivía uno de esos días tristes, sin brillo y sin luz. Estaba muy abatido por el fallecimiento de un príncipe de Alemania, que era como un padre para él . . .
El joven escritor sufría de una gran carencia afectiva. Su padre era alcohólico y lo agredía físicamente. Falleció en la calle, por esa causa y su madre murió muy joven. Su hermano biológico nunca lo ayudó en nada, y, súmese a todo esto, el agravamiento de su enfermedad. Síntomas de sordera, comenzaban a perturbarlo, al punto de dejarlo nervioso e irritado.
Solamente podía oír usando una especie de trombón acústico en el oído. El llevaba siempre consigo un papel o un cuaderno, para que las personas escribiesen sus ideas y así poderse comunicar, pero no todas tenían paciencia para eso, ni para leer sus labios .
Notando que nadie entendía, ni lo ayudaba, Beethoven se retrajo y se aisló. Por eso ganó la fama de misántropo.

Fue por todas estas razones, que el compositor cayó en una profunda depresión. llegó a escribir un testamento, diciendo que se iba a suicidar.

Pero como ningún hijo de Dios está olvidado, llegó la ayuda espiritual, a través de una muchacha ciega, que vivía en la misma modesta pensión, donde Beethoven se había mudado, y que le dijo casi gritando: "Yo daría todo por poder ver una noche de luna".

Al oírla, Beethoven se emociono hasta las lágrimas. Al fin y al cabo, él podía ver! El podía poner su arte en sus composiciones.

Las ganas de vivir se le renovaron y entonces compuso una de las piezas más hermosas de la humanidad: la sonata "Claro de Luna".

En su tema, la melodía imita los pasos lentos de algunas personas, posiblemente, los suyos o los de otros, que llevaban el cajón mortuorio del príncipe, su protector. Mirando al cielo plateado por la luna, y recordando a la muchacha ciega, como al preguntarse el por qué de la muerte de un mecenas tan querido, él se deja sumergir en un momento de profunda meditación trascendental.

Algunos estudiosos de música dicen que las tres notas que se repiten, insistentemente, en el tema principal del 1º movimiento de la Sonata, son las tres sílabas de la palabra "why"? u otra palabra sinónima, en alemán.

Años después de haber superado el sufrimiento, llegaría el incomparable Himno a la Alegría, la 9ª sinfonía, que corona la misión de este compositor, ya totalmente sordo.
Himno a la Alegría expresa su gratitud a la vida y a Dios, por no haberse suicidado.
Todo gracias a aquella muchacha ciega, que le inspiró el deseo de traducir, en notas musicales, una noche de luna.

Usando su sensibilidad, Beethoven retrató, a través de la melodía, la belleza de una noche bañada por la claridad de la luna, para alguien que no podía ver con los ojos físicos.

Desconozco el autor

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda
ME INCLINO ANTE EL PADRE ÚNICO INFINITO, QUE SE MANIFIESTA DE DIFERENTE FORMA EN LAS DIVERSAS IGLESIAS Y TEMPLOS, QUE SE HAN ERIGIDO EN SU HONOR. ADORO AL DIOS ÚNICO QUE ESTÁ EN LOS DIFERENTES ALTARES DE TODAS LAS ENSEÑANZAS Y RELIGIONES.

subir . . .
Desde hace tiempo llegan a mi email correos que después de leerlos guardo como un tesoro por su gran contenido en sabiduría

Había decidido abrir este blog de forma personal y reunirlos todos aquí para poderlos releer de vez en cuando, pero creo que es de ser egoista guardar estas joyas para mi sola y no permitir que otros puedan disfrutar de ellas.

Por lo que finalmente, he decidido hacer público el blog, y que cualquiera pueda leer, disfrutar y reflexionar sobre su contenido.

Siempre que los conozca, citaré autores y procedencia. Y repito que, la mayoría, son escritos que me llegaron por email.