miércoles, 30 de junio de 2010

el sombrero rojo

La mirada femenina en el espejo.

A los dos años, se mira en el espejo y se ve una reina.


A los 7 años, se mira en el espejo y se ve como Cenicienta o como la Bella Durmiente.


A los 14 años, mira cómo se está haciendo "señorita" y se ve gorda, con puntitos negros y horrible . . . "No puedo salir con esta facha."


A los 20 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero decide salir de todas maneras.


A los 30 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero decide que no tiene tiempo para solucionarlo, y sale de todas formas.


A los 40 años, se mira y se ve muy gorda, muy flaca, muy baja, muy alta, muy crespa, muy lacia . . . Pero dice "estoy viva" . . . y sale de todos modos.


A los 50 años, se mira en el espejo y dice: "¡Por fin soy yo!" Sale y va donde quiere y le parece mejor.


A los 60 años, se mira y se acuerda de todas las personas que ni siquiera se pueden ver más en el espejo . . . Sale y conquista el mundo.


A los 70 años, se mira y ve sabiduría, alegría y habilidad . . . Sale y aprovecha la vida lo mejor que puede.


A los 80, ni se preocupa por mirarse al espejo. Simplemente se pone un sombrero rojo y sale al mundo a divertirse.



Regalemos este mensaje a las personas que estén cerca de nosotros. ¿No os parece que debemos ponernos el sombrero rojo mucho antes?


Quizás debamos estar menos pendientes de la apariencia y abrir más el corazón.


Quizás debamos disfrutar más de cada instante y compartir el tiempo con los que amamos.



Desconozco el Autor

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda
ME INCLINO ANTE EL PADRE ÚNICO INFINITO, QUE SE MANIFIESTA DE DIFERENTE FORMA EN LAS DIVERSAS IGLESIAS Y TEMPLOS, QUE SE HAN ERIGIDO EN SU HONOR. ADORO AL DIOS ÚNICO QUE ESTÁ EN LOS DIFERENTES ALTARES DE TODAS LAS ENSEÑANZAS Y RELIGIONES.

subir . . .
Desde hace tiempo llegan a mi email correos que después de leerlos guardo como un tesoro por su gran contenido en sabiduría

Había decidido abrir este blog de forma personal y reunirlos todos aquí para poderlos releer de vez en cuando, pero creo que es de ser egoista guardar estas joyas para mi sola y no permitir que otros puedan disfrutar de ellas.

Por lo que finalmente, he decidido hacer público el blog, y que cualquiera pueda leer, disfrutar y reflexionar sobre su contenido.

Siempre que los conozca, citaré autores y procedencia. Y repito que, la mayoría, son escritos que me llegaron por email.