miércoles, 1 de septiembre de 2010

las etapas



"Todo tiene su tiempo,
y todo lo que se quiere
debajo del cielo 
tiene su hora . . ."

Siempre es preciso saber 
cuándo se acaba una etapa de la vida.

Si insistes en permanecer en ella,
más del tiempo necesario,
pierdes la alegría y el sentido del resto.

Cerrando círculos, cerrando puertas,
cerrando capítulos, como quieras llamarlo;
lo importante es poder cerrarlos,
dejar ir momentos de la vida
que tienen que clausurarse.

¿La relación se terminó?
¿Ya no vive más en esa casa?
¿Terminó con su trabajo?
¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente
"revolcándose" en los porqués,
en regresar el cassette y tratar de entender
¿por qué sucedió tal o cual hecho?

El desgaste sería infinito
porque en la vida,
usted, yo, su amigo, sus hijos,
sus hermanas, todos y todas,
estamos orientados a ir cerrando capítulos,
a cambiar la página, a terminar con etapas,
o con momentos de la vida,
y seguir adelante.

No podemos estar en el presente
añorando el pasado,
ni siquiera preguntándonos
¿por qué?
Lo que sucedió . . . sucedió,
y hay que aprender a soltar,
hay que aprender a desprenderse.

No podemos ser niños eternos,
ni adolescentes tardíos, 
ni empleados de empresas inexistentes,
ni tener vínculos con quien ya no quiere
estar vinculado a nosotros.

¡Los  hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso es tan importante 
destruir recuerdos,
regalar presentes,
cambiar de casa,
tirar documentos,
vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar 
procesos interiores de superación:
dejar ir, 
soltar,
desprenderse de lo que ya no necesitas.

En la vida . . .
nadie juega con las cartas marcadas,
hay que aprender a perder
y también hay que aprender a ganar,
considerando que . . . 
¡una victoria es simplemente la señal
de que se avanza en el camino correcto!

No espere que le devuelvan 
algo que usted hizo,
no espere que le reconozcan
sus méritos,
no espere que alguna vez
se den cuenta de quien es usted.

Disfrute al máximo sus propios resultados,
ese es el pago a su esfuerzo.

La vida es para vivirse hacia adelante,
nunca para atrás.
Porque si usted anda la vida
dejando puertas abiertas,
"por si acaso",
nunca podrá desprenderse de eso 
ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que nunca clausuran,
posibilidades de "regresar" 
¿para que?
Necesidad de aclaraciones,
palabras que no se dijeron,
silencios que lo invadieron . . .
¡si puede enfrentarlos ya y ahora,
hágalo! 
si no, déjelo ir.

Dígaselo a usted mismo
que ya se cerro el capítulo, 
que se acabó.

Pero no lo haga por orgullo ni por soberbia,
sino porque usted ya no encaja allí,
en ese lugar, en ese corazón, en esa casa,
en ese escritorio, en ese trabajo.

Usted ya no es el mismo que se fue,
hace dos días, hace tres meses.
hace un año.
Por lo tanto, 
no hay nada a que volver.

Cierre la puerta,
dele la vuelta a la página,
cierre el circulo.
Ni usted será el mismo,
ni el entorno al que regrese será igual,
porque en la vida nada se queda quieto,
nada es estático, todo cambia.

Es salud mental, amor por usted mismo,
desprender lo que ya no está en su vida.
Recuerde que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo,
nada es vital para vivir porque
cuando usted vino a este mundo
llego sin ese "adhesivo",
por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él,
y es trabajo suyo aprender a vivir sin él,
sin el adhesivo humano o físico 
que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso, 
esto de aprender a desprenderse
a soltar,
y humanamente puede lograrse
porque, ¡nada ni nadie nos es indispensable!
Sólo es costumbre, 
apego,
 necesidad.

Pero cierre, clausure, limpie, tire,
oxigene, despréndase, suelte, sacuda.
Hay tantas palabras para significar salud mental,
cualquiera que sea la que escoja,
le ayudará definitivamente 
a seguir hacia adelante con tranquilidad.

¡Así es la vida!
Mi querido amigo, mi querida amiga.


"Olvidando ciertamente lo que queda atrás,
y extendiéndome a lo que está delante,
prosigo a la meta,
al premio del supremo llamamiento,
de Dios en Cristo Jesús".


Autor practicando cuatros, agradece a M.B.CH

5 comentarios:

MORGANA dijo...

Anjali,el desapego,desprEnderse de lo que ya no nos pertenece para crecer cómo personas.En casa,siempre que hago limpieza de armarios y tiro lo que no me es válido,me deja una sensación de paz enorme.
Mil besos.

Reflexiones de Emibel dijo...

Reflexiono sobre tu escrito y ¿sabes? tengo la suerte de tener memoria selectiva.
Hay capítulos de mi vida que sé que los he vivido pero no recuerdo, éstos son los negativos.
Ten un buen día, amiga.
Muackisss

pluvisca dijo...

No es fácil cerrar puertas que uno no tiene claro que quiera cerrar, es un proceso y larguísimo muchas veces...


Aunque yo, suelo recordar casi siempre lo positivo

un abrazo mi niña

Teresa dijo...

La última puerta que cerre me costo cinco años de mi vida...

Abrazos anjali

lola dijo...

cuanta razon tiene tus palabras, cuanta razon de ello ,he aprendido por que sinceramente cuesta no mira el pasado para saber si puedes arreglar el presente para tener el futuro solucionado, de ello hace 8 meses y aun quedan restos de todo lo que paso, de manera que tus palabras aqui descritas me ayudan seguir en el buen camino ,tirar tire cosas, solo una me falta por realizar y es la decision de cerrar una pagina que pronto muy pronto se hara realidad, gracias.

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda

AFIRMACIÓN - Paramahansa Yogananda
ME INCLINO ANTE EL PADRE ÚNICO INFINITO, QUE SE MANIFIESTA DE DIFERENTE FORMA EN LAS DIVERSAS IGLESIAS Y TEMPLOS, QUE SE HAN ERIGIDO EN SU HONOR. ADORO AL DIOS ÚNICO QUE ESTÁ EN LOS DIFERENTES ALTARES DE TODAS LAS ENSEÑANZAS Y RELIGIONES.

subir . . .
Desde hace tiempo llegan a mi email correos que después de leerlos guardo como un tesoro por su gran contenido en sabiduría

Había decidido abrir este blog de forma personal y reunirlos todos aquí para poderlos releer de vez en cuando, pero creo que es de ser egoista guardar estas joyas para mi sola y no permitir que otros puedan disfrutar de ellas.

Por lo que finalmente, he decidido hacer público el blog, y que cualquiera pueda leer, disfrutar y reflexionar sobre su contenido.

Siempre que los conozca, citaré autores y procedencia. Y repito que, la mayoría, son escritos que me llegaron por email.